Explicación de la crisis para no iniciados en el pantanoso mundo de la economía y las finanzas

Alguna gente me pide que explique que está pasando con la economía, por lo que intentaré explicarlo, desde mi punto de vista, de la manera más sencilla posible y sin demasiadas palabras extrañas.

Hace unos cinco años, el panorama económico y financiero no se parecía en nada al actual. Eran buenos tiempos para el desmelene colectivo: tipos de interés muy bajos, mercado inmobiliario en pleno funcionamiento con unos precios que no parecían tener freno, paro relativamente bajo y empresas rompiendo récords de beneficios año tras año.

En esas estábamos cuando los bancos empezaron a darse cuenta de que quedaban pocos clientes que fuesen a pedirles hipotecas que tuvieran una capacidad de devolución de la deuda adecuada, por lo que para mantener los niveles de beneficios o, incluso, aumentarlos empezaron a dar créditos hipotecarios a personas que, según los requisitos razonables y aplicados hasta el momento, no se los merecían (las famosas hipotecas subprime). Pero bueno, como en esos años todo iba rodado, no había porque preocuparse.

Lo que hicieron los banqueros entonces fue juntar estas hipotecas de baja calidad con productos de mayor calidad, hacer trocitos y vendelos a otros bancos de todo el mundo. Al mezclar “productos buenos” con “productos malos”, era difícil para los compradores evaluar que era exactamente lo que estaban comprando. De esta forma, muchos bancos de todo el mundo tenían “productos malos” en sus balances. Pero eran buenos tiempos y no pasaba nada.

Cuando muchos bancos ya tenían “productos malos” en sus balances, pasó lo que parecía que nunca iba a pasar: el mercado inmobiliario empezó a ralentizarse. Cuando las cosas se quieren forzar demasiado durante demasiado tiempo, generalmente terminan por romperse por algún lado, y esto fué lo que pasó. Las familias se sobreendeudaban para comprar pisos que estaban sobrevalorados, es decir, tenian que dedicar una mayor parte de sus ingresos a pagar deudas y durante más tiempo. Hasta que pasaron dos cosas: los tipos de interés empezaron a subir y los precios de los pisos empezaban a estabilizarse. Lo primero provocó que las ya apuradas familias tuviesen que pagar más al banco cada mes y lo segundo hizo que se desvanecieran las esperanzas de que los que habían comprado un piso caro podrían venderlo más caro aún en caso de necesidad.

En economia y finanzas, el comportamiento de las masas y su psicología tienen un peso muy importante en como se desarrollan los movimientos del mercado, en sus euforias y depresiones. Así, cuando las cosas van bien, van extremadamente bien, y cuando van mal, parece que no hay salida posible. Así somos.

Y ahora tocaba ir mal. Parte de las endeudadísimas familias dejaron de pagar sus hipotecas, lo que de por si es nefasto para el negocio bancario. Pero en esta ocasión era aún peor, ya que no se sabía que banco y que cantidad tenía “hipotecas malas” en sus balances, gracias a que éstas habian sido camufladas dentro de otros productos. De ahí que bancos de todo el mundo, aunque principalmente de Europa y EEUU, empezaran a sufrir pérdidas debido a los impagos hipotecarios.

Y aqui entra otro de los factores más importantes en las relaciones humanas y, también, en las relaciones entre bancos: la confianza. Los bancos, además de prestar dinero a los individuos y a las empresas, se prestan dinero entre ellos, lo que es indispensable para el buen funcionamiento de los mercados financieros. Ahora bien, ¿quien es el valiente que presta dinero a alguien que puede que no se lo devuelva? Nosotros seguramente no, y los bancos mucho menos.

Así que los bancos empezaron a no querer prestarse dinero unos a otros, lo que provocó que algunos tampoco pudieran prestar dinero a sus clientes, lo que generó que el mercado de crédito “se secara”. Es decir, nadie prestaba nada a nadie, y esto, en el mundo capitalista es insostenible. El crédito para la economia es como el aceite para un motor, si no hay, se gripa.

Así pues, la economía se gripó: los promotores inmobiliarios no podian empezar nuevas promociones, las compañias de transporte marítimo no podian alquilar barcos, los inversores desechaban empezar nuevos proyectos, la gente retraía el consumo, las empresas empezaban a recortar plantilla, algunos bancos no podían soportar más la situación y tenían que ser rescatados por el sector público para no quebrar…

Y aqui se termina la historia de lo vivido hasta ahora. Lo que aún no se ha terminado es la crisis. Según parece, los líderes políticos están reunidos para decidir que acciones emprenden para resolver esta situación. A “grosso modo”, deberían diseñar acciones encaminadas a restablecer la confianza de los bancos y a recuperar los mercados de crédito y, a partir de aqui, la economía real (empresas, creación de empleo, inversiones…)podrá empezar a recuperarse.

Esperemos que el “si algo puede salir mal, saldrá mal” de Murphy se rompa en esta ocasión.

PD: Si me he dejado algo o alguien quiere ir más allá, no dudeís en decirlo.

Comments 4

  1. encarna wrote:

    ara anem a cercar solucions, millor dit, els governants les estan cercant, i sembla ser els governs injectaran diners dels contribuients a les entitats financeres; si aquesta mesura ha de servir per reactivar les empreses, crear llocs de treball…., benvinguda sigui, però …, qui pagarà per tot açò?, qui serà “castigat”?.

    Posted 14 Oct 2008 at 9:27 pm
  2. héctor wrote:

    Que tal Carlos! ¿Como va? Bueno creo que tu articulo resume muy bien como surge esta crisis financiera q estamos viviendo, aunq se pued profundizar más pero bueno como has puesto que era para no iniciados comprendo-te. Estoy seguro de q hoy por hoy no hay nadie q no esté mínimamente informado de lo q pasa, aun sin estudiar economía, y eso es bastante positivo. Mas allá de números estadísticas y porcentajes, la economía está relacionada con la psicologia, los estados de animo, y los intereses de las personas, de ahí q el dinero esté en manos de unos o de otros. Esos son los pilares de la economía, las personas y sus respectivos movimientos y pensamientos. Esperemos q todo esto q está ocurriendo, primero acabe pronto, y segundo aprendamos de lo ocurrido..por nuestro bien básicamente.
    Q siga yendote bien x ahi figura!!
    Un abrazo

    Posted 14 Oct 2008 at 9:38 pm
  3. Carlos wrote:

    Hola,

    en primer lugar, la cuestión ahora mismo no se está planteando como “quien va a pagar los platos rotos” sino como “que hay que hacer para que salgamos de esta”. Por lo que lo que debemos plantearnos (según se nos explica el panorama) es si queremos salvarnos o no. Lo que es evidente, es que el dinero para los planes de rescate que programen los distintos gobiernos saldrá del dinero de los contribuyentes, ¿¿de dónde va a salir?! El dinero del que disponen los gobiernos siempre proviene de los contribuyentes, de una u otra forma, pero siempre de los contribuyentes.

    Héctor,
    realmente creo que quien es capaz de aprovechar las oportunidades que le brindan los ciclos económicos son los “psicológicamente” más fuertes, esto es los que saben interpretar mejor los movimientos de las masas y saben esperar al momento adecuado para actuar, ya sea comprar o vender activos. No se si todo lo que está ocurriendo será por “nuestro” bien, pero si estoy seguro de que beneficiará a muchos, es decir, a los que puedan aprovecharse de las debilidades de los demás. Este és el típico momento en el que personajes peculiares como Warren Buffett (creo que aunque muchos saben quien es, pocos son capaces de pensar y actuar como él) se hace aún más ricos.

    Veremos si somos capaces de aprovechar lo que la vida nos brinda…

    Saludos!!!

    Posted 15 Oct 2008 at 4:38 am
  4. Xineta wrote:

    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah! jejejeje Gràcies!

    Posted 15 Oct 2008 at 6:32 pm

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

Twitter Users
Enter your personal information in the form or sign in with your Twitter account by clicking the button below.