¿Quien cogerá el relevo de la construcción y el turismo?

Comentaba el economista Joseph Stiglitz en una entrevista en ft.com sobre el credit crunch que la economía estadounidense en los últimos cinco años ha crecido gracias a un gran nivel de consumo espoloneado por la burbuja inmobiliaria, y que la solución de la crisis en el largo plazo y la vuelta a una economía saneada vendrá determinada por si el país es capaz de sustituir estas actividades por otras.

Desde mi punto de vista España se enfrenta al mismo problema pero con el agravante de tener una economía mucho más rígida que la norteamericana y con un ejecutivo que no tiene la capacidad o la voluntad de llevar a cabo las reformas estructurales necesarias para favorecer este cambio.

En los últimos años España ha vivido en gran medida de la construcción y del turismo. El sector de la construcción y todos los que le rodean ha visto reducido salvajemente su tamaño, lo que ha provocado el cierre de muchas empresas y un ajuste del tamaño de muchas otras, lo que implica que cientos de miles de personas se han quedado sin trabajo y que lo que aportaba el sector de la construcción al producto interior bruto global se verá reducido a prácticamente cero.

Teniendo en cuenta esta situación surgen dos preguntas: ¿Serán los trabajadores de la construcción capaces de reciclarse y formarse para poder trabajar en otro sector? y ¿Que sector ocupará el lugar de la construcción en cuanto a PIB? ¿Quien creará riqueza y puestos de trabajo?

Seguramente una parte de los trabajadores si encontrará trabajo en otro sector, pero muchos de los parados de la construcción no serán capaces de ello. ¿Que pasará con la gran cantidad de inmigrantes que trabajaban en la construcción? Paro, mayor gasto público debido a los subsidios, mayor descontento, impagos de cuotas…

Por otra parte, es muy complicado que en una economía mucho más rígida que la estadounidense surja en el corto o medio plazo una o varias industrias con el tamaño y la capacidad de generar empleo suficientes como para ocupar el lugar de la construcción. Como consecuencia de esto podemos esperar años de crecimiento mínimo de la economía española.

Otro pilar de la economía española ha sido el turismo. En los últimos la sólida posición de España como destino turístico de verano se ha visto afectada por el surgimiento de nuevos lugares como Croacia o el norte de África, que ofrecen el mismo sol y la misma playa pero a precios mucho menores.

Aparte del aumento de la competencia, la crisis añadirá nuevos problemas al sector turístico, ya que muchas familias se verán obligadas a reducir su gasto en ocio. ¿Vendrán éste verano a España tantos brítanicos como el año pasado teniendo en cuenta los efectos de la crisis y la pérdida de poder adquisitivo que supone una libra mucho más débil? Lo dudo.

Así pues, tenemos un panorama económico poco alentador incluso en el medio y largo plazo que va más allá de cuanto tiempo se tardará en arreglar la crisis financiera. El freno de la construcción y el previsible declive del turismo afectarán a la economía real muchísimo más que la falta de crédito.

Comments 2

  1. Maria wrote:

    Hi ha qui diu que és l’hora del talent i la creativitat, de l’optimisme envers noves apostes empresarials. Ja vorem…

    I si tot açò ho aplicam a Menorca, encara ho veig més pelut. Tenim uns empresaris sense visió, sense millores, que venen Coca-coles a 3€ amb gots retxats d’anys de rentaplats. I es queden tan tranquils. No és rar que ja no siguem un punt turístic competent… Negre, ho veig.

    Posted 20 Jan 2009 at 4:59 pm
  2. Carlos wrote:

    Hola Maria,

    sa veritat es que a Menorca sa cosa pinta negre, com be dius. Estan matant sa gallina dels ous d’or.

    Enhorabona per l’article sobre l’educació, n’estic completament d’acord.

    Posted 03 Feb 2009 at 2:29 pm

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

Twitter Users
Enter your personal information in the form or sign in with your Twitter account by clicking the button below.