Empezar a abonar Menorca

El diario Menorca publica hoy un artículo en el que se hace eco de un coloquio en el que participó el senador Joan Huguet y dónde éste opinó sobre la situación actual de Menorca, sobretodo haciendo referencia a economía, turismo e infraestructuras. (link al artículo)

Según el político menorquín, la sociedad civil de la isla está adormecida, y echa en falta reacciones frente al progresivo deterioro que han venido sufriendo los indicadores económicos  insulares en los últimos años. Seguidamente hace una serie de propuestas, algunas de las cuáles comentaré a continuación, y que según él servirían para revertir la ápatica situación de la isla.

  • “el descenso en todos los indicadores económicos en los años 2008 y 2009 no ha venido acompañado de una movilización de la sociedad civil como protesta. ¿Dónde están los comerciantes, los empresarios?”

Conceptualmente, creo que la idea de que la sociedad civil debe movilizarse para protestar ante el deterioro de la situación económica es equivocada, ya que en todo caso la movilización sería contra los causantes de dicha situación. En éste caso los sospechosos habituales serían las administraciones públicas y los diferentes colectivos que conforman la propia sociedad civil.

En el primer caso, la sociedad ha tenido diversas oportunidades para “protestar” frente a la actuación de los políticos, en forma de elecciones municipales, insulares, autonómicas y nacionales. Por el tiempo que hace que el Consell Insular mantiene el mismo color político podemos hacer dos conclusiones: o la sociedad no está lo suficientemente descontenta con los actuales gobernantes o al votar hace de tripas corazón y expresa según su afiliación política, independientemente de lo buena o mala haya sido la gestión realizada.

En el caso de la responsabilidad de la sociedad civil, creo que somos poco dados a la autocrítica y tendemos a echarle la culpa de la situación a la administración. Por otro lado, creo que hace falta aire fresco, ya que los elementos creadores de opinión vienen siendo los mismos desde hace mucho tiempo.

En general, noto que los empresarios que llevan mucho tiempo peleando por sacar adelante sus negocios están agotados y faltos de energía. Además creo que faltan incentivos (somos pocos, mucha burocracia, poca industria, foco en el turismo…digamos que el caldo de cultivo no es el más adecuado para el emprendedor) para que jóvenes con ideas nuevas y energía de sobras se decidan a emprender en Menorca.

  • “No se puede seguir por más tiempo con una administración pública hipertrofiada, por lo que propongo reducir un 15 por ciento el coste funcionarial del Consell, parando la oferta pública de empleo y amortizando las plazas de los funcionarios que se jubilen”. Huguet propone, además, eliminar los directores insulares de designación directa “de forma que sus tareas sean asumidas por funcionarios, evitando así cambios drásticos y garantizando una continuidad en la gestión”.

Ciertamente, el destino del gasto público y el uso eficiente de los fondos que las administraciones “solicitan” a los ciudadanos via impuestos merece un capítulo aparte (véase las estupideces que se han hecho con el plan E). Es cierto que conseguir una administración más dinámica y eficiente sería bueno para el conjunto de la sociedad, y puede que la reducción del número de funcionarios ayude a ello. Pero yo soy de la opinión de que en éste caso el problema son los incentivos. Creo que se debería implementar un sistema que vincule el sueldo de los funcionarios a su rendimiento, así como abrir la puerta a los despidos o sanciones en casos de verdadera dejadez e incompetencia. Difícil, si, lo reconozco, pero el político que lo haga será merecedor de todo reconocimiento habido y por haber.

Por lo que respecta a la continuidad en la gestión, no creo que sea tanto responsabilidad de los directores insulares como de los propios políticos. Con lo que propone el señor Huguet lo que conseguiríamos sería tener un gobierno regido por dichos funcionarios, cuyo funcionamiento sería bastante incompatible con los cambios políticos.

En el capítulo de infraestructuras no voy a entrar, ya que ahora mismo no me veo capacitado para analizar si es mejor un desdoblamiento en el tramo A o en el tramo B de la carretera, o si la construcción de tres campos de golf más tendría un efecto general positivo o negativo. Creo que, en general, las opiniones de los políticos en éste sentido vienen regidas más por la posición del partido que por el análisis racional de la situación, lo que no es una buena noticia.

Volviendo al concepto del caldo de cultivo, creo que tanto los políticos como la sociedad civil harían bien en analizar lo que hace falta para que las cosas pasen antes de gastar energía y dinero, ya que por mucho que nos empeñemos en levantar las aceras para volver a ponerlas de otro color, sólo habremos conseguido trabajo para dos meses y nada mínimamente duradero.

Me permito recomendaros una visita a En Vaivén ; ya me diréis que os parece.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

Twitter Users
Enter your personal information in the form or sign in with your Twitter account by clicking the button below.